Método exclusivo y experimentado

Variado y ameno

Eficacia demostrada

La pronunciación supone el mayor problema a la hora de aprender una lengua. Pero esta dificultad se reduce cuando este aprendizaje comienza desde niño. Las actividades con sonidos, los juegos con vocales, la música y la teatralización, consiguen que la lengua se interiorice de una forma natural y espontánea.

Posteriormente se van  adquiriendo los sistemas gramaticales y sintácticos a través de la repetición. Una vez adquiridos, es cuando comenzamos a utilizar una metodología puramente  comunicativa.  Esto quiere decir, que se dará  prioridad absoluta a dos aspectos: la comprensión y expresión oral, con especial atención en la pronunciación y entonación

Los resultados, gracias a este método, son “únicos”. Se consigue un alto nivel de inglés, con una excelente pronunciación.